miércoles, 29 de abril de 2009

LIGA REGIONAL ALCANTARILLA: De vuelta a la competición.

Después de bastantes semanas en el dique seco, hoy he vuelto a la competición. Todo ha sido un tanto extraño: mucho tiempo sin correr, la prueba es en Alcantarilla (lo que ahora es mi segundo pueblo), me rencuentro con amigos que preguntan por mi lesión,… Durante el calentamiento trato de escuchar a mi cuerpo (llevamos años entrenando juntos y ya nos conocemos), buscando esas sensaciones de ligereza, rapidez, agilidad,… tan deseadas antes de comenzar una prueba. Los tobillos no me molestan, muscularmente me encuentro bien aunque mi zancada sigue siendo cortita por miedo a encontrar un apoyo inapropiado. Faltan tres minutos, entro en la presalida y comienzo a notar esa sensación de impaciencia que hacía meses que no encontraba. 1 minuto, agarro el mapa y la mirada se centra en los tramos largos donde la elección de ruta puede ser determinante (buena señal, sigo manteniendo esos automatismos tan importantes). 5 segundos, 4, 3, 2, 1, salida. Con ese último pitido se libera toda la tensión acumulada y empiezo a correr con rabia, ¡después de dos meses hoy vamos a hacerlo bien!

Resultados

Comienza la carrera. En esas primeras zancadas las pulsaciones se disparan, rompo a sudar y parece que mis pulmones no funcionan (ya casi no recordaba eso). De todos modos voy concentrado y con las ideas claras. El primer control es fácil, por la izquierda. Subo la calle y en el segundo cruce a la derecha. Incremento el ritmo y comienzo a estudiar el segundo control. Es algo más largo pero también por la izquierda, es más recto. El tercero no tiene problemas, corro adelante y a ver el siguiente. En el cuarto veo dos opciones: izquierda y derecha: por la derecha es “desandar lo andado” pero lo decido por la izquierda porque al llegar a la plaza ya es todo recto y voy a poder adelantar los tramos siguientes. Así lo hago. Para el quinto salgo hasta el claro y paso por el segundo control, la entrada es fácil. En el sexto llegan los problemas. No está claro puesto que no se ve paso por ninguno de los dos lados. Me voy a la derecha esperando poder pasar por el final de senda pero es imposible. Regreso y lo hago por la izquierda colándome por una pequeña rendija del puente. Aquí se me fue un minuto. El séptimo no tiene dificultad, ni el octavo tampoco. En el nueve hago una mala elección de ruta, es más rápido volviendo al control dos. El diez es correr a saco. En el once por no definir bien el control ataco por el lado contrario de la valla y me toca dar la vuelta (me dejo unos 30”). Los controles doce, trece, catorce y quince son sencillos aunque comienzo a tener problemas en la lectura del mapa, la falta de forma física empieza a hacerse patente. Al llegar al dieciséis dudo en la entrada pero rectifico a tiempo. Diecisiete y dieciocho son muy rectos, respiro profundo y pienso que ya queda muy poco y no lo estoy haciendo mal. El diecinueve es un tramo equilibrado pero prefiero por abajo. El resto hasta meta ya no presenta problemas, subo el ritmo lo que puedo y me exprimo hasta el final. Llego a meta bastante “calentito”. No ha estado mal. A rodar media hora suave y cervecita de premio.

El balance global ha sido, sin duda, positivo. Buenas sensaciones aunque queda muchísimo por mejorar. La palabra que mejor define cómo afrontaré la próxima semana de entrenamiento es: OPTIMISMO. Por cierto, finalmente gano la carrera, pero eso hoy no es importante. Un saludo amigos.

1 comentario:

  1. Hola Raul!!ya veo que sigues en forma aun tras estar lesionado..desde NZ voy siguiendo la orientacion espnola..tu sabes nuestra tierra tira mucho.
    Yo haciendo alguna carrerilla en esta hermos pais..hice los nacionales y poco mas, que no veas como corren los kiwis..jeje
    a ver si cuando vuelva estoy fino..
    un saludo desde New Zealand
    er Sanchez

    ResponderEliminar

Tú sabes quién soy yo, para estar en igualdad de condiciones, por favor FIRMA TU COMENTARIO.