lunes, 20 de diciembre de 2010

BAÑO DE BARRO



Barro, lluvia y atletas de la máxima talla mundial fueron los ingredientes perfectos para la 28ª edición del "Cross Nacional Fiestas de la Virgen" de Yecla.

Era mi primer cross, así que después de aparcar el coche me dirigí a inspeccionar el trazado y sondear un poco el tipo de zapatillas que estaban utilizando los atletas de las pruebas anteriores. Había llovido bastante, por lo que en determinadas zonas del circuito se habían creado "piscinas de barro", sobre todo en las zonas de subida y en una de las rectas, que seguían haciéndose más y más grandes a medida que pasaban los corredores.

Durante el calentamiento me dedicaba a observar embobado a corredores como Mesel, Sergio Sánchez o Pentinel que impresionan mucho más al natural que en la tele. 

En la salida se respiraba un clima general de tensión y nerviosismo, y cuando el "tiraor mayor" dio el trabucazo de rigor, empecé a entender qué es eso de los codazos en las salidas de este tipo de pruebas. Salida muy rápida que, inconscientemente, me empuja a adquirir un ritmo demasiado fuerte y que me iría pasando factura.

Después de 2-3 km. las sensaciones no son buenas, voy demasiado rápido y mi organismo se colapsa, así que bajo un poco el ritmo, y me adelantan algunos corredores. Poco a poco voy entrando en carrera y las sensaciones van mejorando, aunque el barro y la dureza del circuito me hace sufrir bastante en las tres subidas de cada vuelta.
Pasado el bache inicial, me sitúo en un pequeño grupito al que me cuesta seguir en algunas zonas.

A dos vueltas del final, me dobla Mesel rodando a menos de 3 m/km, y a continuación El Kalay y Sergio Sánchez. En ese momento sólo acertaba a pensar que, sólo por ver a esas máquinas pasar así, merecía la pena estar allí.

De ahí al final, intenté seguir sufriendo y mantener el ritmo, pero me seguía costando muchísmo rodar cerca de 4 m/km. Por fin,  después de algo más de 10km llego a meta con un tiempo de 40´, y verdaderamente agotado.

En frío, y tras analizar constructivamente mi discreta actuación, pienso que este tipo de pruebas son perfectas para seguir cogiendo forma física de cara a la próxima temporada. Aunque ya esperaba encontrarme algo mejor, creo que el entrenamiento va por buen camino y que sigo mejorando cada día. También me sirve para poner los pies en el suelo y seguir siendo consciente de que el camino a recorrer es aún muy largo y que sólo estamos al principio del viaje.

¿Y AHORA QUÉ?

Pues, para empezar, una semanita de entrenamiento.

Después, del 26 al 29 de Diciembre campo de entrenamiento en Caños de Meca (Cádiz).

Y el día 31, la Carrera del Pavo en Ciudad Real.

¡No está mal el plan!


1 comentario:

Tú sabes quién soy yo, para estar en igualdad de condiciones, por favor FIRMA TU COMENTARIO.