miércoles, 15 de septiembre de 2010

ORIENTACIÓN... SOBRE RUEDAS

El Domingo pasado en la pedanía de Avilés (Lorca) tuvimos la oportunidad de practicar orientación en bicicleta. Era la primera vez que realizaba una prueba de estas características, aunque la verdad es que siempre había sido algo que me llamaba la atención, pero por unas cosas u otras nunca me había decidido.

Nos enfrentamos a un recorrido tipo "score" con 17 controles. En el minuto previo a la salida decidí de inmediato cual iba a ser la estrategia a seguir, tratando de evitar subidas innecesarias y, sobre todo, los caminos y sendas menos ciclables, pues consideraba que se podía perder bastante tiempo si la elección no era adecuada.

En los minutos iniciales me costó bastante adaptarme a la escala, ya que el 1/20.000 no es un tipo de escala que utilice frecuentemente.  Después, los principales problemas tuvieron que ver con el ajuste del portamapas, un invento de "fabricación casera" que tiene aún varias mejoras pendientes para sucesivos eventos.

En general fue una buena experiencia, muy divertida y una manera interesante de disfrutar de la orientación de un modo diferente al habitual. Os dejo el mapa con mi ruta dibujada, puesto que los resultados no han salido aún.

A los que no lo hayáis probado nunca os lo recomiendo. En el mes de Noviembre se llevarán a cabo las dos últimas pruebas de obm en la región, las cuales, en principio, espero poder disputar.

Hasta la vista amig@s.

domingo, 5 de septiembre de 2010

DE VUELTA AL BOSQUE

Esta mañana ha tocado desempolvar brújula, pinza y portaleyendas, enfundarme la equipación del club y calzarme de nuevo las zapatillas, pero las "de bosque". Una carrera media en la Sierra de María era un oportunidad que no podía dejar escapar para volver a buscar sensaciones con el ya olvidado mapa de orientación.

He salido tranquilo, esperando que las piernas se habituaran a la carrera por el bosque: apoyos inestables, monte bajo, piedras,... Las sensaciones físicas iban siendo positivas, no así técnicamente. Pese a que trataba de leer todos los detalles del mapa y hacer la aproximación al control del modo más seguro posible, no era capar de interiorizar las distancias ni de interpretar los elementos del mapa al terreno y viceversa. Probablemente los más de 8 meses sin tocar mapa son los principales culpables. De todos modos, el objetivo  pretendido se ha cumplido, pues no era otro que volver a completar una carrera y sentir de nuevo "el gusanillo" de este deporte tan adictivo.

Aquí os dejo la ruta, aunque la verdad es que no sirve para nada ya que he ido haciendo la técnica del tiburón: dar vueltas al control hasta encontrarlo. No obstante, pese a la pésima carrera he terminado muy muy contento y motivado.

Seguimos trabajando para volver...