domingo, 25 de agosto de 2013

La tentación de San Peguerinos de Dalí



  Uno de mis cuadros preferidos del genio Salvador Dalí (el cual tuve la ocasión de ver el pasado miércoles en el museo Reina Sofía) se titula "La tentación de San Antonio", y en él, se muestra a San Antonio Abad en un desierto, arrodillado y sosteniendo una cruz hecha con dos varitas para protegerse de las tentaciones que lo atacan, con el antiguo gesto del exorcismo. Estas son representadas por un caballo y una fila de elefantes, todos estos con sus patas alargadas de forma grotesca y cada uno cargando con una tentación. 





La tentación de San Antonio

  Si yo fuera San Antonio, esas tentaciones serían las enormes rocas de Peguerinos entre las cuales cada vez me siento más seguro corriendo y noto cómo mi orientación precisa mejora con cada entrenamiento. Allí un orientador puede encontrarse a sí mismo y entender muchas cosas de este deporte.

Esas rocas que tanto nos gustan...
Las vacas, únicos testigos.
  Los mapas en mi DOMA.

2 comentarios:

  1. Que bueno :-). Yo, desde hace dos años, paso la mayor parte de los fines de semana en Peguerinos y todavía cada vez que salgo a entrenar lo hago con la ilusión y emoción de un niño pequeño. La próxima vez que vayas por allí avisa e intentamos cuadrar alguno entreno juntos.
    Un abrazo.
    Raúl.

    ResponderEliminar
  2. Rafa estoy totalmente de acuerdo contigo, Peguerinos es de esos sitios mágicos que parecen estar echos para las carreras de orientación.

    Un lugar donde disfrutar de la naturaleza a tope, sin lugar a dudas un buen sitio para disfrutar de la orientación.

    ResponderEliminar

Tú sabes quién soy yo, para estar en igualdad de condiciones, por favor FIRMA TU COMENTARIO.