sábado, 20 de julio de 2013

Rock & rock

  Trofeo Martin Kronlund. Peguerinos, 2007. Un recuerdo queda grabado en mi memoria. Corro por un terreno espectacular. Rocas, vacas y más rocas. Disfruto de cada metro aunque apenas he entrenado en los últimos tres años y voy más lento que una tortuga. De repente, escucho que otro orientador con una poderosa zancada se acerca muy deprisa a mi espalda. Me giro y resulta ser un francés alto, desgarbado y con perilla. Tiene estilo el tío. Aquí tengo que volver, pienso al llegar a meta.

Peguerinos

     Pues esta semana toca volver a este maravilloso lugar. Con la única compañía de las innumerables vacas del lugar y algunos jabalíes y ciervos que se cruzaban en mi camino (o más bien yo en el suyo), unos días de entrenamiento entre las rocas y de respirar aire puro era lo que necesitaba para recuperar la motivación y volver a cargar las pilas.

Rocas y más rocas

  Contento, muy contento y con ganas de más. Volveré, pero esta vez no tardaré otros 6 años. ¿Quizá en Agosto...?

  Los mapas y tracks en mi DOMA.

domingo, 7 de julio de 2013

Baja actividad

  Summer time

  Sin objetivos importantes a la vista, las semanas van pasando entre rodajes despreocupados por el río peleando contra mosquitos-talibanes, salidas furtivas a la Peña Rubia para deleitarme con las magníficas vistas que nos ofrece y algún que otro entrenamiento técnico sin demasiadas ambiciones.

 

   También, y con la excusa de colaborar con una buena causa, el otro día pudimos pasar una tarde distendida en una carrera no-competitiva de 6km por las inmediaciones de "La Torrecilla" y aprovechar para charlar con amigos y compañeros que durante el invierno me ayudaron muchísimo en los entrenamientos.


  En el horizonte a corto plazo, un stage en solitario en los maravillosos terrenos de Peguerinos, a modo de retiro espiritual, y un viaje en buenísima compañía a La Toscana para tomar parte en los 5 días de Italia (zona de los Apeninos) y hacer un poco de turismo cultural-gastronómico.

  Un verano diferente.