miércoles, 25 de septiembre de 2013

Campeonato Ibérico II: Arganda del Rey


  Este año el merecido descanso estival se ha alargado bastante más de lo deseado a causa de un problema en una ramificación del nervio ciático a su paso por el gemelo, que me ha dejado sin poder "empezar" tres semanas extra.

  Con este panorama y con sólo 4 rodajes en las piernas, llegaba la segunda fase del Campeonato Ibérico, que se celebraría en la Dehesa del Carrascal, Arganda del Rey. Cuando casi tenía decidido no asistir, a última hora parece que ya no hay molestias y, ya que estoy inscrito, decido hacer la media distancia y el sprint para ir cogiendo sensaciones. La larga descartada.


----- Sábado por la mañana, Media Distancia -----

Llegada a meta, distancia Media.


  Nos calzamos las zapatillas, mapa, brújula y empezamos. Salgo despacio, leyendo bien el mapa que presenta muchos detalles y en el que hay que simplificar bastante. 

  Me siento cómodo, es un terreno que me resulta muy familiar y en el que los automatismos fluyen sin demasiado esfuerzo. 

  Cometo un pequeño error en el control 7 pero sigo avanzando con seguridad. El ritmo no es alto pero no me importa, me siento bien y anticipo las decisiones sin problema. Algún pequeño error más y llego a meta contento.

   Para mi sorpresa, 3ª posición y pienso: "Mañana me dolerán las piernas".





----- Sábado por la tarde, Sprint -----
Último control, Sprint.



  Por la tarde, ya antes de salir, notaba cómo la musculatura se "quejaba" por el esfuerzo de la mañana, así que decido buscar un ritmo cómodo.

  Técnicamente el recorrido no tiene mucha complicación, por lo que la velocidad de carrera podría ser muy alta si tus piernas dan para ello, que no es el caso. Me encuentro bastante cansado y, pese a no cometer errores, el tiempo no es muy bueno.

  Gemelos ultra-cargados y el domingo de fotógrafo.